El tiempo de TVE en la Red


El Tiempo de TVE estrena un nuevo espacio en la Red. Básicamente ofrece mapas de España y por regiones del mundo, con previsiones a tres días y previsiones de un millar de ciudades en todo el mundo. Además aporta los vídeos emitidos en los distintos canales de TVE, foro, blog, las fotogalerías enviadas por los espectadores y la posibilidad de descargar un widget para visualizar la previsión en nuestro blog o página.

Son muchos los sitios dedicados a la previsión del tiempo, tanto a nivel nacional como internacional. En la mayoría de los casos se trata de páginas que descargan la información automáticamente de distintas fuentes (institutos meteorológicos, satélites). Sus previsiones son muchas veces discrepantes.

Por su parte, muchas cadenas de televisión han preferido externalizar su información meteorológica. TVE apostó en 2008por una información propia, con un sello didáctico y buscando la participación de la audiencia. Dos años después los resultados son excelentes.

La presencia en la Red aumentará el tráfico a rtve.es porque el espectador español encontrará una información que considera fiable y presentada de forma muy asequible. Sin duda el widget tendrá muchos éxito. Además, esta presencia va a promover que El Tiempo se convierta en una verdadera red social, basada en la sinergia entre la televisión y este espacio multimedia.

Varias líneas, pues, de cómo tiene que trabajar una televisión pública: equipos y producción propia, participación de la audiencia y sinergias entre los viejos y los nuevos medios.

Anuncios

El Tiempo en TVE, de nuevo


Vodpod videos no longer available.

El Tiempo, espacio estrella de la nueva TVE

El Tiempo de TVE estrena una nueva presentación gráfica, más clara e informativa, con imágenes de mayor detalle de los satélites y, según la nota de prensa, con uso interactivo de los gráficos, que yo por lo menos no detecté en el primer día.

Desde un punto de vista formal no hace sino mejorarse el formato inaugurado en septiembre de 2008. El estilo didáctico se ha consolidado, así como el equipo de presentadores. El público ha respondido enviando cada día decenas (supongo) de fotos de fenómenos atmosféricos.

Con la desaparición de la publicidad su duración crece hasta los 10 minutos al mediodía y el cuarto de hora por la noche. El espacio nocturno a las 10 de la noche se convierte en el comienzo del prime time.

El Tiempo de TVE ratifica su carácter histórico de espacio de referencia y se convierte ahora en uno de los productos de servicio público más atractivos y con mejor factura.

En estos días de temporal El Tiempo de TVE está siendo el espacio más visto en términos absolutos, con porcentajes que llegan hasta el 26% de share. Los espacios meteorológicos obtienen en todas las cadenas buenas audiencias. Pero es significativo que cuando más avidez exista por conocer esta información se acuda a TVE. El reto es que el espacio sea el engarce entre el telediario y el plato fuerte del prime time y mantenga la audiencia cuando el tiempo no presente fenómenos espectaculares.

Espero que con la nueva presentación gráfica, más detallada por localidades, los presentadores puedan sintetizar más, sin necesidad de verbalizar todos los datos, lo que daría más ritmo al espacio, que en algunos casos puede llevar un ritmo un poco agobiante.

El Tiempo es un espacio de producción propia. Otras cadenas lo han externalizado. TVE tiene que promover sus propios productos, dando medios y estímulos a sus profesionales para lograr una programación diferenciada, atractiva y de calidad.

Jesús Manuel Martínez- COLAPSO EN LOS MONTES DE MALAGA POR LA NIEVE

(Al menos estos días rtve.es muestra las fotos del temporal de nieve enviadas por los espectadores, algo que debiera convertirse en una sección permanente de la mediateca)

El amanecer de la nueva era de la televisión


“Cuanto más jóvenes, menos televisión ven” es un titular que podemos encontrar estos días repetido en blogs y páginas que siguen las tendencias audiovisuales. Su fuente inmediata está en una información publicada por Hollywood Reporter y distribuida por Reuters, pero su fuente última la encontramos en un estudio de opinión que vale la pena comentar.

La consultora Deloitte lanzó el año pasado en Estados Unidos un estudio bajo el título de State of the Media Democracy, dirigido a conocer las nuevas tendencias de consumo mediático por estratos de población. Un título a mi entender pretencioso, porque reduce la democracia mediática a la producción de contenidos no profesionales. Ahora se publica la segunda oleada de esta encuesta (pdf), que parece confirmar la creciente convergencia entre la televisión y los contenidos digitales.

El estudio muestra que son los más mayores los más predispuestos a los medios escritos y al consumo de la televisión tradicional. Las edades intermedias consumen televisión, pero, sobre todo, productos audiovisuales personalizados (DVDs, grabadores digitales personales) y son los más jóvenes los que menos televisión ven, pero son los que más tiempo invierten en los medios, con preferencia por los digitales. Pero aún esta franja entre 15 y 24 años consume 10,5 horas de televisión a la semana.

Algunos datos muestran que la programación de la televisión puede estar perdiendo la partida, porque ya un 69% considera más “divertido” el ordenador que el televisor, aunque luego a un 58% le gustaría poder visionar los contenidos digitales de su ordenador en el televisor doméstico. Y además, a los tiempos que se dedican a ver la televisión tradicional, habría que sumar los dedicados a la televisión en la red: un tercio ve programas on line (15 de puntos de incremento con respecto a la primera edición del estudio).

Otra tendencia muy clara es la de utilizar el teléfono móvil como un dispositivo de entretenimiento. Un 36% ya le dan este uso (con un incremento en un año de 12 puntos). También los videojuegos (en sus distintas plataformas) están extendidas entre todas las capas de población: nada menos que un 60% juegan habitualmente, con resultados más altos entre los más jóvenes.

En lo que el estudio llama “democracia mediática”, esto es, los contenidos no profesionales, los crecimientos son también claros. Un 45% crea su propio “entretenimiento”, editando sus fotos y vídeos. Un 45% ponen contenidos a disposición de otros y un 69% acceden a contenidos no profesionales.

La conclusión más interesante a mi juicio es que el público elige el contenido y lo busca en la plataforma que le resulta más conveniente o más familiar. Esto es, finalmente, lo importante es la creatividad y no el vehículo de difusión.

El estudio no se pregunta la relación entre contenidos profesionales y no profesionales -¿en qué medida los no profesionales son eco de los profesionale?. Tampoco se incluyen preguntas específicas sobre las formas de adquirir información de actualidad, de manera que el estudio no nos marca ninguna tendencia sobre la relación entre plataformas e información periodística. Y hay que recordar que lo que es válido en Estados Unidos no tiene porque serlo en otras partes. Me parece más generalizables los comportamientos de los jóvenes que los de los adultos. Por ejemplo, en España los videojuegos son casib una rareza entre los mayores de 35 años.

¿Estamos ante una nueva era de la televisión como se titula uno de los capítulos del estudio?

El tiempo en TVE


Vodpod videos no longer available.

Dicen que los tiempos han cambiado en TVE. Al menos El Tiempo sí que ha cambiado. Se ha marchado Maldonado, como tantos afectados por el ERE. Y ha venido Mónica López, si no me equivoco, desde TV3. El Hombre del Tiempo -la Mujer del Tiempo, porque en TVE ya había mujeres del tiempo en los 80- ha sido una figura con la que históricamente se identificaban los espectadores y en la época del monopolio era seguramente una de los personajes más populares del país. El Tiempo es, como en todas las cadenas, uno de los espacios de mayor audiencia, y eso, un día tras otro. Vaya por delante el reconocimiento a todos los hombres y mujeres del Tiempo, especialmente para Paco Montesdeoca, que se marchó hace ya más de un año discretamente.

Desde las de las privadas, la información meteorológica se ha caracterizado por la fiabilidad de la información, basada en la oficial suministrada por el Instituto Nacional de Meteorología (ahora Agencia Estatal) reelaborada por el propio personal de TVE. Una información fiable, prudente y con una presentación gráfica austera, demasiado austera y pobre gráficamente en los tiempos que corren, diría yo.

Según declara TVE, la nueva etapa pretende mantener el rigor de la información, pero hacerla más cercana, más participativa, todo ello con el uso de las tecnologías más avanzadas. Vistos los cambios, hay mejoras evidentes y cuestiones manifiestamente mejorables.

El gran cambio consiste en una presentación más espectacular, tanto por el uso de dispositivos gráficos en el estudio más avanzados (grandes paneles, pantallas de plasma), como por el mejor aprovechamiento de las imágenes de satélite. El jucio no puede ser sino positivo, aunque para mi gusto debiera de buscarse un diseño gráfico más limpio y transparente.

Positivo es también el tono didáctico que pretende imponer la nueva responsable, Mónica López. El Tiempo no puede ser sólo el boletín de lo que va a ocurrir, sino una historia que atraiga y aumente la cultura de los espectadores. Lo que pasa que llevar a la práctica este propósito tiene riesgos. Se puede caer en explicaciones demasiado elevadas, o en exposiones pedrestres que ofenda a los espectadores de un nivel cultural normal. En varios caso, me ha parecido que Mónica López descubría el Mediterráneo, con explicaciones obvias.

El Tiempo es un equipo de presentadores, pero como TVE apuesta por crear la imagen de la Chica del Tiempo, no hay más remedio que referirse a Mónica López. Magnífica voz,  y gran seguridad, pero una presencia demasiado fuerte, con una locución demasiado rápida, con excesos gestuales que transmiten tensión. No es una novata, pero creo que la personalidad que se ha construido es demasido percutiente para un medio distante como la televisión.

Mi mayor crítica es a su exceso de presencia en los telediarios. Cuando el tiempo es noticia, es práctica habitual que los hombres del tiempo salgan de su espacio y aparezcan en el telediario. Así se hace en el vídeo que he incrustado con el caso del Gustav. Nada que objetar. Pero es que si cae una gota en Murcia aparece Mónica López, porque se trata de vender el producto. No es más que una manifestación de la desnaturalización informativa de los telediarios.

Por último, la voluntad de fomentar la participación se ha concretado en la petición de fotos a la audiencia. Buena idea, pero su selección debiera ser rigurosa para mostrar algún meteoro o fenómeno extraordinario. Hasta ahora, por lo que he visto, son fotos vistosas, pero poco más.

(Ver  la entrada sobre la nueva presentación gráfica de enero 2010)

A %d blogueros les gusta esto: