Lecciones comunicativas de la victoria de Trump


capture

La victoria de Donad Trump ha causado una gran conmoción entre periodistas, medios y estudiosos de la comunicación. Medios y periodistas (liberales) se preguntan qué han hecho mal y los comunicólogos por qué no fueron capaces de predecir el fenómeno. El debate está siendo muy vivo en todas partes, especialmente en Estados Unidos.

Esta es mi síntesis personal de las lecciones que se desprenden de este debate.

1. La victoria de la televisión basura

Berlusconi era el dueño e ideólogo de la televisión basura y convirtió la política italiana en un reality, donde él era siempre víctima de una conspiración comunista.

Trump es una de las grandes creaciones de la neotelevisión. Se ha hecho asimismo no como hombre de negocios (eso le venía de herencia) sino como celebrity, con sus matrimonios y divorcios y, sobre todo, como protagonista de un programa de telerrealidad. Desde su trono prepotente gritaba a los aspirantes “You’re fired” “Estás despedido”. Ahora puede despedir a todos los que se le opusieron y nos está diciendo a todos los que en cualquier lugar del mundo creemos en valores de igualdad, justicia y tolerancia “Estás despedido tú y tus valores”.

¿Puede cualquier estrella de la telerrealidad hacer una carrera política con éxito? Bueno, Berlusconi y Trump ya eran millonarios. Hay ejemplos de presentadores de televisión que, por ejemplo en Brasil, han saltado a la política. Las estrellas de la telerrealidad son tan zafios, ignorantes, agraviados, indignados, deslenguados como cualquiera de nosotros. Su potencial de identificación es gigantesco. Sólo necesitan alguien que los modele, les marque el rumbo político y por supuesto los financie. Hitler no hubiera llegado a ninguna parte sin el dinero de la gran industria alemana. Cada sociedad tiene su propias característica, por tanto no deben hacerse traslaciones deterministas, pero, sí, un Trump puede surgir en cualquier parte, con más probabilidad de éxito en países con instituciones débiles y sistemas de elección directa de los candidatos.

Las televisiones trataron al candidato como celebrity que atraía audiencia con sus ocurrencias y salidas de tono. Le hicieron la campaña (al menos la de las primarias republicanas) gratis.

La televisión basura crea personajes, pero, sobre todo, modela los valores de una sociedad. Esos valores han sido el caldo de cultivo de Trump.

2. Vivimos en burbujas ideológicas

Todos queremos vernos reafirmados en nuestras posiciones y confrontados lo menos posible. Por eso siempre cada cual  ha buscado el medio que más se ajusta a sus opiniones y estilo de vida. Esta recepción selectiva cuestiona la idea de la esfera pública comunicativa, sobre la que tantos hemos reflexionado a partir de las ideas de Habermas.

Esa recepción selectiva venía en gran parte neutralizada por la idea de medios profesionales, con una línea editorial, sí,  pero con un compromiso con un periodismo de calidad, del que se esperaba que diera voz a todas las tendencias y fueran capaces de ilustrar e investigar las grandes cuestiones sociales. El paradigma de ese periodismo profesional era Estados Unidos, mientras que en el sur de Europa seguimos en un periodismo polarizado (Hallin y Mancini).

En los 80 el fenómeno de las talk radio de extrema derecha se generaliza en Estados Unidos. A finales de los 90, las cadenas de cable de información continua, a semejanza de Fox, se polarizan en la opinión. Mientras, los informativos de las grandes cadenas se llenan de soft news,  estilo, dietas de adelgazamiento, moda y tendencias. Si quieres informarte por televisión tienen que pasarte a un canal por cable y lo que encuestras allí no es información, sino opinión polarizada.

Las burbujas ya existían antes de las redes sociales. Lo que han hecho las redes sociales es hacerlas más fiables. No confiamos en los medios, pero sí en cualquier cosa difundida viralmente y que nos llega de un amigo o un conocido. Y más opacas. Los algoritmos que hacen circular una información son secretos. Si antes los medios asentaban su fiabilidad en la profesionalidad, ahora los redes sociales la fían a la tecnología. Pero los algoritmos los hacen empresas con intereses y posiciones políticas e ideológicas. Resultado, una burbuja azul (demócrata) y una burbuja roja (republicana).

Encerrado cada uno en su burbuja, la verdad ya poco importa, el candidato se acepta como un todo, aunque nos molesten algunos de sus mensajes. Muchos anunciar la “era de la postverdad”. Esperemos que no sean más que unos agoreros.

3. Los medios se diluyen en las redes sociales

Los medios norteamericanos se encuentran en pleno examen de conciencia. ¿Sometimos al candidato Trump al escrutinio que requería? Sí, lo hicimos, dicen The New York Times y el Washington Post, pero de nada sirvió. Todas las grandes cabeceras periodísticas (salvo The Wall Street Journal) se posicionaron editorialmente contra Trump.

Los medios son los grandes suministradores de información de las redes sociales, pero esa información llega descontextualizada y filtrada. En la esfera roja como mucho llegarán las reacciones en contra de las investigaciones que  revelaban los distintos pufos de Trump.

¿Han dejado los medios de influir en la opinión pública? Es pronto para dar una respuesta, pero está claro que el concepto de medio, como una visión coherente del mundo, se pierde en las redes sociales.Y siguiendo el principio de que ” si no puedes vencer al enemigo, únete a él”, los medios cierran acuerdos con las redes sociales para sindicar contenidos, en un movimiento que puede ser suicida. Al menos, los norteamericanos han reaccionado aumentando las suscripciones a los periódicos.

4. El discurso del odio ya es aceptable

Si el candidato puede azuzar el odio contra el otro, nosotros, invocando la libertad de expresión, también. Se acabó la era de la corrección política, sin duda a a menudo empalagosa y mortal para el pensamiento crítico, pero respetuosa del otro y los derechos humanos

Bienvenidos a la era del sectarismo.

* Por supuesto la victoria de Trump responde a complejas causas y no puede explicarse exclusivamente por los cambios en el ecosistema mediático.

Algunas fuentes sobre el debate

Anuncios

El beso de Doisneau no miente


650_1200

Los carniceros melómanos, Robert Doisneau, 1953

En el París de Robert Doisneau suena La Vie en Rose y huele a vino peleón y pastis. No es la capital del glamour, sino una urbe popular que la mirada de Doisneau humaniza.

Recorriendo la retrospectiva que se muestra en la madrileña Fundación Canal (hasta el 8 de enero), podemos oír la música populachera del cabaret y oler la humanidad de sus camerinos; oler a tinta y tiza de escuela y hasta, ¿por qué no?, deleitarnos con el aroma de los panecillos de Picasso recién horneados.

doisneau-el-beso-que-nos-enamoro-a-todos1

Los panes de Picasso, 1952

Más allá de los sonidos y olores Doisneau nos entrega miradas. La mirada oblicua del marido hacia un desnudo en el escaparate de un anticuario; la dignidad de la mirada de los viejos porteros en su humilde vivienda; los siempre penetrantes ojos de Picasso; la mirada de soslayo del gendarme, que sin perder la posición no sabe si mirar a un manojo de globos o las piernas desnudas de una joven; la mirada de reojo del niño que copia del trabajo del compañero; la mirada pícara de la operaria del taller de Lanvin. Y, desde luego, la mirada del trabajador que llena su soledad con esas criaturas de ensueño.

 

 

doisneau-el-beso-que-nos-enamoro-a-todos

Criaturas de ensueño, Robert Doisneau, 1952

Mucho se ha discutido sobre su obra más emblemática, El beso ante el Ayuntamiento. La foto pertenece  a una serie encargada por Life, que le dio fama y acceso a las grandes publicaciones y a los trabajos publicitarios. En 1988 una revista francesa buscó a los protagonistas y los encontró, pero resultó que en 1950 eran dos jóvenes actores que posaron para el fotógrafo. La mujer demandó a Doisneau y aunque perdió el juicio, el asunto amargó los últimos años del fotógrafo. Porque resultaba que lo que durante tres décadas había sido el icono de un amor espontáneo terminaba siendo un posado.

 

article-2129634-0038bfa400000258-59_964x868

El beso del Ayuntamiento, Robert Doisneau, 1950

A veces se pone esta escena como ejemplo de la falsa verdad de la fotografía o como un caso de manipulación. Desde luego lo sería si se tratara de una fotonoticia, pero no es el caso. La imagen es verdad: en pocas ocasiones se muestra una entrega tan natural de dos enamorados, enmarcados en una atmósfera que ignoran y les ignora. Es la verdad del primer amor. Es la verdad de April in Paris. Es la verdad de Doisneau.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: